Un manantial de estrellas: las razones de un fracaso

Un manantial de estrellas: las razones de un fracaso

Quiero compartirlo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email


A Handful of Stars es un juego de Martin Wallace publicado en 2017, tercero en trilogía de la construcción de barajascomenzó con Unas cuantas hectáreas de nieve (2011) y continuó con Mythotopia (2014). Si lo desea, puede añadir un cuarto título (Lincoln, 2018), convirtiéndola así en una tetralogía, aunque en este último caso la mecánica es más la de la deconstrucción de la cubierta.

También es el último lanzamiento de la Juegos de la rana del árbol, una editorial fundada y dirigida por el propio Wallace, con altibajos a lo largo de su producción.

Muchos de ustedes seguramente habrán oído hablar de Unas cuantas hectáreas de nieveasí como el ganador de la categoría de dos jugadores delPremio Internacional del Jugadory porque estaba en el centro de una controversia sobre la estrategia dominante para el jugador inglés, desde la primera edición.
En cambio, pocos recordarán Mythotopiael próximo juego de fantasía. Tal vez algunos más Lincolnque también tuvo bastante éxito. Seguramente muy pocas personas son conscientes de esto Un puñado de estrellasexcepto como «la tercera de la trilogía de Unos acres de nieve». Incluyéndome a mí, eso sí.

El hecho es que en Modena Play 2021, Cole Wehrle, anfitrión de Juega a y el La guarida del duende como ganador del Goblin Magnífico 2019 con Raízen una de las cenas que tuvimos, me habló de un montón de buenos juegos, algunos de los cuales todavía le maldigo, ya que son inalcanzables y muy caros (y muy secretos, tanto que no os lo cuento). Entre ellas se encuentra Un puñado de estrellasque me describió como el más exitoso y el más valioso de la serie concebida por Wallace, hasta el punto de que todo su asombro se dirigía al hecho de que no fuera tan conocido o reimpreso.

Ahora, concedido que
una de las causas de la baja circulación actual es precisamente la escasez de piezas y el consiguiente precio elevado
Intentemos identificar las razones del escaso éxito comercial y de público.
en el momento de su publicación
:

La culpa de Unas cuantas hectáreas de nieve

El bicho de Unas cuantas hectáreas de nieve es uno de los más notorios y molestos de los últimos años. Un fallo que, por cierto, he experimentado de primera mano, tanto en el lado inglés como en el francés. Sin aburrirte con toda la historia, en la segunda edición Wallace le puso un parche, pero para entonces el daño estaba hecho: se produjo un juego con un desequilibrio flagrante que ensombrece todos los siguientes relacionados con él.
La trilogía no comienza de la mejor manera.

La culpa de Mythotopia

Mythtotopia
intenta evitar repetir los errores del título anterior cambiando las cartas y las posiciones en cada partida. En esto tiene éxito, en el resto mucho menos. En parte, esto se debe a que parece que un ajuste
fantasía
no es tan agradable para Wallace (véase también
Wildlands
), en parte porque el juego parece casi un prototipo, tanto desde el punto de vista estético como del
juego
.

En la práctica, el siguiente paso dentro de la trilogía sugiere que Wallace, tras superar la novedad de la mecánica básica y alejarse del terreno histórico más afín a él, se ha quedado sin recursos.

La culpa de Lincoln

Si uno tuviera la idea, después de LincolnSi hubiera intentado ponerse al día con algún otro título de la misma tetralogía, se habría encontrado con un juego que tenía otro fallo durante la campaña de lanzamiento, esta vez descubierto por MarcoOmnigamer, uno de los revisores a los que se había enviado como adelanto.
Una vez más, esto fue remediado antes de que el juego fuera completado, y Lincoln es un título perfectamente válido… pero no un buen anuncio retroactivo.

El tema del espacio

Wallace es famoso por su precisión histórica, por cómo consigue reproducir un escenario real en los juegos de mesa sin complicar nunca demasiado las cosas.
Aquí se adentra en un campo que no es realmente el suyo, al que probablemente no pueda hacer brillar lo suficiente temáticamente, creando carreras entre lo serio y lo ridículo, esparciendo imperios aleatorios por galaxias aleatorias, liofilizando todo al servicio de la mecánica.

La escalofriante aparición

La estética tampoco contribuye. Si por una
wargame
o al menos un juego histórico, los jugadores también están dispuestos a materiales y gráficos espartanos, para escenarios
fantasía
e
ciencia ficción
tiene mayores exigencias.

Aparte de los antiestéticos hexágonos morados para los puntos, el conjunto no sólo es poco atractivo, sino que a veces es francamente desagradable e incómodo, con tonos oscuros y un marcador realmente básico.

El último de los juegos Juegos de la rana del árbol

El cierre de la editorial justo en la época de este último título tampoco ayudó a su difusión y publicidad.
Sin duda, había más interés en averiguar el futuro de Wallace que en experimentar la última entrega de una trilogía del Rana de árbol: Es difícil imaginar que justo en el cierre se lanzará un gran juego.

Conclusión:

Eso sí, tampoco es una obra maestra Un puñado de estrellas.
Si buscas eso, tienes que conseguir al menos tres juegos de Wallace: Brass, Age of Steam y Automobile.
Pero es un juego honesto y disfrutable, por encima de la media y en el que se puede ver la evolución de su diseñodentro de la trilogía que quería crear.

Súscribete a nuestro boletín

Te informamos de nuestros últimos contenidos

Posts Relacionados