¿Se puede criticar el Monopoly?

Monopolio

Quiero compartirlo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email

No oculto que soy uno de los detractores de Monopolioun enemigo acérrimo si se quiere. Mis motivos son muchos y variados. No se trata sólo de un juego «feo», como alguien dijo superficialmente, ni de no tener respeto al «padre de los juegos de mesa», que no es padre en absoluto.

Intentemos desglosar el asunto desde varios ángulos:

1) El recuerdo de la infancia

Lo primero que une a muchos admiradores al Monopolio son recuerdos de la infancia. Del mismo modo, estoy vinculado a HeroQuest: Tardes enteras pasadas con los amigos explorando mazmorratirar los dados, luchar contra los monstruos y recuperar los tesoros.
Tengo buenos recuerdos de HeroQuest. O más bien, Tengo un bonito recuerdo de coincide con a HeroQuestque es un asunto sutilmente diferente.
Me divertí con las cosas más impensables, de niño y de adolescente, sobre todo me divertí con la compañía, con la situación, con lo que fuera. Hablé de HeroQuest, pero podría decirte La isla del fuego, Hotel, Shiver, RisiKo y sí, también Monopolio.

Excepto que HeroQuest, jugado ahora, con los ojos de ahora, es un dungeon crawler realmente pobre. Lo mismo ocurre con todos los demás nombrados, que en su mayoría son juegos de oca algo inflados.

Lo que los hace «bellos» son nuestros recuerdos: si logramos filtrar esa mirada nostálgica, queda muy poco, muy poco.

Monopolio

2) Divertirse a pesar de Monopolio

Aclaremos esto: Monopolio fue creado para ser molesto para el jugador.
Me ahorraré toda la historia, si tienes alguna curiosidad juguetona puedes escucharla aquí (enlace), pero para nuestro discurso lo que importa es que Monopolio se inventó como una crítica al sistema capitalistaEl jugador debe sentirse frustrado, impotente, expulsado del juego porque el primero que se escapa se vuelve imparable, gana más dinero que nadie y se come a todos los demás oponentes inexorablemente.

Cuando uno se sienta en una mesa de Monopoly y se divierte -como he escuchado tantas veces en la web: «Siempre me ha gustado»- debe pensar fríamente, racionalmente, si se está divirtiendo gracias al Monopoly o a pesar del Monopolio.

Porque la compañía de una velada, especialmente cuando está formada por jugadores casual (es poco probable que juegue Monopolio con asiduos de la afición), que están allí para pasar unas horas, gastar unos cuantos chistes, picar patatas fritas, tomarse una cerveza, recordar los buenos tiempos con anécdotas divertidas, sería una velada agradable y divertida con cualquier cosa, incluso una partida de miniponjil.

La compañía adecuada es el medio de diversión más poderoso en los juegos de mesa (al igual que la compañía equivocada puede no hacer apreciar ni el mejor juego del mundo) y su efecto se suma al del párrafo anterior: el buen recuerdo de la infancia, la Monopolio hechas de niños, con los abuelos, en la noche de Navidad, entre el fuego de la chimenea y los demás regalos.

Pensando en ello racionalmente, uno podría separar la «diversión» subjetiva en sus componentes, pero el hombre es un jugador irracional.

Irónicamente, el sistema capitalista se ha comido MonopolioLo ha incorporado, lo ha vendido a millones de personas y lo sigue vendiendo hoy, cambiando un poco su piel, pero apenas su sustancia. Una burla más para su creador, defraudado dos veces: la primera materialmente, la segunda ideológicamente.

3) El juego «feo

Entonces sí, Monopolio también es un juego mal hecho. Y ojo, no se trata del viejo: Ir a e Ajedrez son mucho más antiguas, pero son juegos de caballeros. Pero incluso sin ahondar tanto en el pasado, hay juegos de los últimos treinta años o más que son juegos de caballeros.

El Monopoly tiene, en su ingenio más primitivo, toda una serie de defectos que lo harían injugable hoy en día.
Empezando por la duración, totalmente desequilibrada en relación con la dificultad y el público familiar al que va dirigido.

Luego, el progreso del juego, que obliga a los jugadores a una lenta y arrastrada agonía, porque no hay ni siquiera una muerte súbita en Monopoliosino, de acuerdo con las intenciones de su autor, un goteo hacia la derrota: uno tiene la clara percepción de haber perdido, pero no hay nada que pueda hacer para volver a levantarse o incluso levantarse de la mesa.. E incluso el que gana, lo hace lentamente y con la clara sensación de que, después de todo, no todo es obra suya: los dados, los imprevistos, etc., dificultan la victoria. Monopolio un juego poco satisfactorio para los que buscan gratificación en el juego.

La distribución de las propiedades es lo más importante para determinar quién será el líder del juego. Y esto se hace tirando los dados y moviéndose en consecuencia: un juego en el que hay que sacar el número correcto para ganar nunca tiene mucho atractivo a largo plazo.

4) Empieza con el Monopoly

Monopolio

»
Todos hemos estado allí, desde el Monopoly
«. Esto es parcialmente cierto, pero la continuación de la frase, que suele ser «por lo tanto hay que respetar», no tiene ninguna conexión lógica.

En primer lugar, hay que ver cuántos de los que en su juventud intentaron
Monopolio
Luego volvieron a los juegos de mesa en la edad adulta, gracias a asociaciones, grupos y amigos que les ofrecieron otros juegos más eficaces y mejor hechos (
Catan
por ejemplo, que toma lo mejor de
Monopolio
y la moderniza).

¿Por qué crees que porque de niños jugamos Monopolio y nos «divertimos» (ver párrafos 1 y 2), Monopolio sigue siendo la mejor manera de introducir a alguien en la afición, es una mentira que espero que ninguno de nosotros tenga el valor de contar y volver a contar.

La oferta actual para los niños, los recién llegados, las familias es tan amplia, dirigida, sofisticada y, sobre todo, hecha con conocimiento en el campo de diseño de juegosque no hay ninguna razón real, ninguna, para tener una caja de Monopoly, salvo por afecto o recuerdo.

Se corre el riesgo de que se produzca el efecto contrario:
intenta hacer que alguien se apasione hoy dándole de comer
Monopolio
como su primer juego. Seguramente huirá y no querrá saber nada más de tu afición, creyendo que es una mezcla de aburrimiento, frustración, palabrería e infantilismo.

Monopolio en el supermercado

5) La invasión de las estanterías

Sin embargo, hay otra razón por la que el Monopolio – y otros parientes- no son del agrado de quienes hacen de la divulgación y la exploración lúdica su afición.
Y hablo de afición, no de profesión, porque es obvio que los que se ganan la vida con ello tienen un interés directo en vender sus juegos y no el Monopoliopor lo que su posición sería obvia.

Cuando se va a un supermercado o a una juguetería en una ciudad de provincias (donde a menudo faltan tiendas especializadas), los juguetes de las grandes superficies, Monopolio en cabeza, parecen ser los únicos existentes, sin cambios desde hace al menos sesenta años. Con algunos reskin de moda, algunas micro-variaciones, pero aún así ellos.

Cuando Steward Woods habla de los juegos del mercado de masas, dice: «han adquirido este estatus en gran medida gracias a una combinación de nostalgia fabricada y marketing eficaz.«.*
Nostalgia y publicidad, no calidad.
«Hasbro y Mattel tienen ahora poca motivación para explorar el potencial de nuevos estilos de juego«(Mike Petty, 2006)
«Hasbro es gordo y feliz y básicamente le importa un carajo la innovación«(Greg Costikyan, 1998).

Por eso, ver esas estanterías llenas de juegos, mediocres y siempre iguales, duele a los que amamos el hobby. Pero duele aún más encontrar partidarios entre otros aficionados (esporádicos y novatos en su mayoría, o poco informados sobre la historia de los juegos y su evolución), que siguen ahí para exaltar Monopolio y sus «talentos».

6) La barrera cultural y la difusión

Del párrafo anterior, esto es una consecuencia directa. Los divulgadores saben que esas estanterías de los supermercados y jugueterías, con esos juegos, no son una puerta de entrada al mundo de los juegos de mesa, sino todo lo contrario: son una barrera.

Hacen daño de tres maneras:

  1. Te hacen creer que en el mundo de los juegos de mesa nunca ha habido evolución, nunca ha habido reemplazo, sólo una nueva portada para el mismo juego de hace noventa años;
  2. Cada vez más, los juegos de mesa se incluyen en el concepto de «cosas de niños», poniéndolos al lado de Monopolio e RisiKo, a Desafío del tiburón, Pasar la bomba y otros mil similares, que son juguetes más que juegos;
  3. siendo juegos de concepción antigua, con un diseño de juegos anticuado y poco dirigido a (véase el apartado 3), incluso a los ojos de la generación más joven y sus padres y parientes y amigos no tienen ningún recurso de casaciónno dan ningún incentivo para descubrir, profundizar, continuar el viaje en la afición.

7) El ancestro Monopoly

Monopolio

El papel histórico que el
Monopolio
es la de un gran precursor en el campo del juego.
mercado de masas
. Juegos que poco a poco se han ido vistiendo con nuevos ropajes, pero que siguen siendo siempre idénticos a sí mismos.

Monopolio
es el ancestro de
Desafío de los tiburones
o de
Girar la rueda
o de
De boca en boca
a través de una multitud de versiones «nuevas» y de otros juegos más o menos famosos, que tienen la característica de haberse centrado cada vez más en el «nuevo» juego.
recurso de casación
estética, la moda del momento, el programa de televisión más importante, más que la evolución de la mecánica.

Monopolio y otros juegos de la mercado de masas no son los ancestros de los juegos de mesa modernos, que se clasifican precisamente como juegos de hobbypor quienes han reconstruido su historia.

El juegos de hobby son otra cosa, desarrollados en paralelo en mercado de masascon otro público, otras motivaciones, otros intereses. L’Juego de pasatiempos viene de la antigua wargamesIr a juegos de rol, de juegos de cartas coleccionables, pasar por los juegos americano y eventualmente evoluciona a la escuela euro que luego contaminó todo lo demás, en un maravilloso viaje hacia atrás. Son líneas de desarrollo paralelascon aspectos en común, por supuesto, pero mucho menos de lo que uno podría pensar.

El Monopoly no es el ancestro de nuestros juegos, de nuestra afición.
En este sentido no debemos tener ningún sentido de gratitud o reverencia respetuosa hacia él y sus compañeros.

Es sólo un pariente lejano. Un familiar que, cuando eras pequeño, te hizo algunos regalos y que ahora recuerdas con cariño y un poco de nostalgia.
Pero si vas a recuperar esos recuerdos del fondo del baúl en el que los guardas con gusto, descubrirás que sólo eran baratijas.
Y ese familiar, si pudiera, te devoraría a ti, a tu afición y a tu pasión, igual que es probable que haga con todos aquellos a los que les sugieres más o menos directamente que Monopolio sigue siendo un buen juego y merece la pena coger uno o varios de la estantería del supermercado. O de la estantería de la librería, para proponer a los amigos.

8) Se vende mucho, así que está bien

Esto ni siquiera debería gastar tiempo en discutirlo.
El McDonald no es el mejor restaurante del mundo. I cinepanettoni no son el mejor producto cinematográfico italiano. La trampa… no vamos, en trampa llegarás por tu cuenta.

Cuando una afición se masifica, la calidad baja. Para atender al público en general, el nivel siempre baja.
Y eso es sólo una parte. Porque las ventas se realizan no sólo en función de la calidad, sino también de la publicidad, el bombo mediático y el poder económico de quien ofrece un producto.

Así que es un perro que se muerde la cola: la costumbre crea demanda, la demanda financia la publicidad, la publicidad aumenta la demanda. ¿Por qué los grandes editores del mercado de masas ¿deben invertir y arriesgarse en nuevos juegos, cuando al vestir los antiguos con nuevos ropajes saben que están vendiendo a una gran masa de gente? (véase el apartado 5).

Conclusión: pobre Monopoly

Es muy bonita y triste la historia del Monopolio. Como jugador y entusiasta lo respeto, a la idea de su nacimiento, a su autor. Igual de importante es su papel histórico, como precursor de los juegos del mercado de masasEs una parábola paradójica que la lleva de ser un símbolo de crítica al capitalismo a un símbolo del triunfo del propio capitalismo.

Respetar Monopolio como precursor de los juegos de mesa en el imaginario colectivo, es decir, haber hecho saber al gran público que los juegos de mesa también existen, que también hay este tipo de diversión, este tipo de pasatiempo al que jugar todos juntos: es esto.

Pero para mí, sus méritos terminan ahí.

* Eurogames: el diseño, la cultura y el juego de los modernos juegos de mesa europeos (Stewart Woods, 2012)

Súscribete a nuestro boletín

Te informamos de nuestros últimos contenidos

Posts Relacionados