Polilla tramposa – Reseña, Opinión y Como Jugar

Polilla tramposa

La polilla tramposa es un juego de cartas donde como su nombre nos indica está permitido hacer trampa, de hecho si no decidimos hacerlo es muy probable que terminemos perdiendo la partida. Es decir tienes que hacer todo lo que esté en tus manos para poder ganar, pero con mucho cuidado ya que otros pueden llegar a descubrirte.

Reseña de la polilla tramposa

En este caso hablamos de un juego bastante simple, donde el objetivo es quedarnos sin carta antes que nuestros rivales. En cada ronda que pasa debemos tratar de quedarnos con el mínimo de puntos posible. Como es obvio el jugador con menos puntuación al final de todas las rondas va a ser el ganador.

Como podemos ver la mecánica no es para nada complicada y es similar a otros juegos, sin embargo este juego incorpora algo más original. Debido a que para poder deshacerte de algunas cartas vas a tener que hacer trampa, sin embargo nadie tiene que verte hacerlo, ya que el resto de los jugadores actuarán como guardián. Obviamente para poder hacer esto hay que seguir una serie de reglas. Con respecto a los detalles del juego tenemos los siguientes;

  • Edad; +7 años.
  • Interacción; competitivo.
  • Números de jugadores; 3 – 5.
  • Duración por partida; 15 a 20 min.
  • Mecánicas; Hand Management (gestión de mano).

Con respecto a su contenido podemos encontrar 43 cartas de lámpara, 20 cartas de acción (5 de araña, mosquito, cucaracha y hormiga), 8 polillas tramposas, 1 chinche guardián y obviamente un reglamento.

¿Cómo se juego la polilla tramposa?

El juego inicia con la repartición de las cartas, iniciando con la carta de chinche guardián que tiene que darse al jugador con más edad de los participantes. Este jugador no va a poder hacer trampa mientras tenga esta carta y se va a encargar de vigilar al resto de los jugadores y descubrirlos en el caso de que lo hagan.

Al haber establecido el guardián inicial debemos repartir 8 cartas a cada jugador, luego se saca una carta del mazo restante y se pone boca arriba. Mientras que el resto del mazo va a estar boca abajo al alcance de todos los participantes. Hay que mencionar que si la primera carta que se pone boca arriba es una carta de acción no se debe realizar, pero si se toma en cuenta el número que tiene.

En este punto el chinche guardián iniciará jugando una carta colocándola encima de la que está boca arriba. Por regla dicha carta deberá tener un valor un punto superior o un punto inferior al valor de la carta superior de mazo. Lo que quiere decir que si la carta del mazo es un 2, la siguiente carta que podrá jugar debe ser de valor 1 o una de valor 3.

Todas las cartas se encuentran numeradas del 1 al 15 y los extremos juegan también en escalera, lo que quiere decir que si hay un 5 puedes colocar un 4 o un 1 sin problema. Si no se tiene una carta para jugar se debe robar una del mazo y pasar turno. Los turnos van a continuar hasta que alguno de los jugadores se quede sin cartas, siendo este el ganador. Otros detalles que tienes que saber del juego son;

Hacer trampa

Lo que hace original a este juego es su mecánica de hacer trampa, ya que todos los jugadores, excepto el chinche guardián, podrán deshacerse de cartas haciendo trampa. Obviamente esto tiene que hacerlo sin ser visto, de este modo va a poder dejar caer las cartas sobre la mesa, esconderlas dentro de la manga, soltarlas en la pista de juego, dejarlas apartadas de forma disimulada y cualquier otro método que se les ocurra. Pero cumpliendo las siguientes reglas;

  • No tener las manos debajo de la mesa.
  • No deshacerse de más de una carta a la vez.
  • Si tienes una sola carta en mano, no vas a poder desaparecer haciendo trampa.
  • Si el chinche guardián ve a un jugador hacer trampa los otros no pueden aprovechar para hacer trampa.

Chinche guardián

Como hemos mencionado este jugador no puede hacer trampa, así que tienes que deshacerse de sus cartas de forma justa. Sin embargo, tiene un objetivo que ninguno otro tiene y es que va a vigilar al resto de los jugadores e intentar pillarlos haciendo trampa. De llegar a pillar a alguien haciendo trampa debe decir en voz alta ¡Te Pille!

Al hacer esto el juego se detiene y se comprueba si el jugador estaba haciendo trampa, si es así tiene que regresar a su mano la carta que quería hacer desaparecer. Pero además de ello va a recibir una de las cartas del guardián y la carta del chinche guardián. Si no ha estado haciendo trampa deberá robar una carta de la pila y continuar siendo el guardián.

Final de la ronda

La ronda va a terminar cuando alguno de los jugadores se quede sin cartas en la mano, mientras que el resto deberá ver qué carta se les ha quedado pendientes de colocar y sumar los puntos. Si tiene una carta lámpara es un punto negativo, las carta de acción son 5 puntos negativos y la de polilla tramposa vale 10 puntos negativos.

La siguiente ronda será el jugador de la izquierda del jugador que fue el chinche guardián quien recibirá la carta y volver a jugar otra ronda. Debe jugarse tantas rondas como jugador haya, y ganará el jugador que tenga menos puntos negativos.

Conclusión de la polilla tramposa

Como jugar Polilla tramposa

En general este es un juego bastante entretenido, que además es fácil de aprender y rápido, algo que llama mucho la atención de los más jóvenes. Claro está que el punto fuerte de este juego es el de hacer trampa, ya que genera bastante nerviosismos, concentración y aprendizaje en cada partida.

Hay que mencionar que aunque es un juego centrado en el público infantil, puede ser perfecto para las partidas. Esto combinado con que es un juego sencillo y muy rejugable hace que sea una opción muy acertada en lo que a juegos de mesa respecta.

Deja un comentario