Essen 2021: informe final de Agzaroth

Essen 2021: informe final de Agzaroth

Quiero compartirlo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email

Una vez finalizado este Essen Spiel, el primero posterior a la pandemia, es posible sacar algunas conclusiones.

  • Una experiencia agotadora, como siempre, pero absolutamente positiva, aunque el afán por probar todos los juegos nuevos más interesantes suele ser una especie de droga que te deja exhausto en cuanto termina la feria. Como siempre me gusta recordar: en Play para trabajar, en Essen para probar, en GobCon para divertirse.
  • La feria se ha reducido en tamaño, yo diría que en un buen 25%, teniendo en cuenta que el pabellón 4 está cerrado, el pabellón 7 está cerrado, el pabellón 5 está medio cerrado, los pabellones 1 y 3 tienen agujeros. La renuncia de algunos editores (Asmodee sobre todo) no ayudó ciertamente. Al mismo tiempo, para nosotros, los jugadores, fue una feria muy agradable, sin prisas, sin aglomeraciones y con más oportunidades de probar todo lo que nos interesaba.
  • En cuanto a la salud, comprobaron el Pase Verde en la entrada, pero luego nada más. Por supuesto, las máscaras eran obligatorias, pero en general los editores individuales en sus stands me parecieron visiblemente menos atentos a las normas de higiene. Tengo que aplaudir a los editores italianos, que estaban muy bien organizados y, en retrospectiva, a Play – Festival del Gioco, que era mucho más rígido, cuidadoso y escrupuloso.
  • Como ya me había dado cuenta en 2019, muchos juegos se adelantan como anuncios de futuras campañas de Kickstarter/Gamefound. Essen cada vez más como escaparate, teniendo en cuenta también que los lanzamientos se reparten ahora a lo largo del año.
  • Muchos juegos de los últimos años se agotaron a precios ridículos. Es una señal de que el mercado está realmente saturado y ya tengo en mente varios juegos de este año que acabarán igual el año que viene. A estas alturas, la excelencia se puede contar con la punta de los dedos y muchos lanzamientos son sólo un «más de lo mismo«que vive sólo de bombo inmediato y las ventas en la ola de publicidad en el lanzamiento.
  • Siempre están las familias alemanas que tienen que jugar toda la partida, tardando media hora en el último turno, moviendo las piezas con una flema perezosa, contando y recontando el resultado final, felicitándose y comentando la partida mientras siguen sentados en la mesa durante un rato. Vete a la mierda.

Al final del artículo también proporciono enlaces a los episodios de vídeo realizados por Essen Spiel, por si te los has perdido.

Dicho esto, pasemos a los juegos:

Sharz

Mezclado entre Riesgo e Agrícola. Hay un gran mapa dividido en diferentes territorios, con diferentes fronteras y zonas de inicio en función del número de jugadores (¡combinando las dos casillas puedes jugar hasta 12!). Como en AgrícolaCada jugador produce trigo (mismo mecanismo), ovejas y cerdos (mismo mecanismo de apareamiento, pero con un hijo por cada dos bestias). Luego, se producen tropas de varios tipos, representadas por cubos con diferentes símbolos, se mueven y luchan, siempre tirando dados y poniendo los diferentes resultados y habilidades especiales en una tabla resumen, como las de los juegos de guerra.

La peculiaridad, según el autor, radica en que todos los jugadores realizan las fases simultáneamente. Esto nos dejó muchas dudas, sobre todo para la fase de movimiento y combate, imaginando varios ejércitos vecinos, intentando averiguar quién mueve primero, quién lucha con quién si más de dos entran en el mismo territorio, qué pasa cuando dos ejércitos «intercambian» territorios en una frontera, etc.

El autor aseguró que la primera partida puede ser complicada, pero luego con sus amigos todo va sobre ruedas. Bueno, probablemente con sus amigos sí, pero me parece muy difícil aplicar un sistema tan «a brazo partido» a la gran mayoría de los jugadores.

Veredicto provisional: autoproducciones sin criterio

Oathsworn

Llevo tiempo queriendo probarlo porque me salté el Kickstarter, y como en 2022 se lanza uno nuevo con exactamente lo mismo, quería ver si merece la pena ponerse al día.

Por desgracia (para la cartera), sí. El juego completo tiene una campaña, con una parte narrativa de libro-juego, de aproximadamente una hora y un combate de otra hora/90 minutos. Un reto entonces. Pero el autor -ejemplar en su explicación- dijo que han desarrollado un sistema de resúmenes para que aquellos que, como yo, tienen que leer cosas durante sesenta minutos, tengan las opciones de la historia condensadas en sólo diez minutos de juego e incluso la parte del combate puede reducirse a la mitad, disminuyendo las lesiones generales de todos los implicados.

El combate, que es el corazón del juego, se realiza mediante cartas personalizadas para cada héroe (todas muy diferentes), que consumen energía y tienen un valor de enfriamiento, lo que significa que sólo se recuperan en la mano después de unos turnos. También el resultado del ataque, a elección del jugador, puede decidirse tirando los dados o robando de una baraja, jugando así más al puro azar o a la «memoria» del mazo, obviamente recordando los descartes.

Miniaturas espectaculares y gráficos excepcionales completan en definitiva un juego que me ha satisfecho e intrigado y que seguramente recuperaré.

Veredicto provisional: Necesito otro Kallax

Bosque de Hierro

Evolución superpuesta de Ice Cool, el juego de esquivar con pingüinos. Aquí también se juega en dos niveles superpuestos. Para pasar del piso de arriba al de abajo, basta con caer en los agujeros del cartón, mientras que para pasar del piso de abajo al de arriba, se utiliza una especie de catapulta en la que se introduce la ficha: entonces se pulsa un botón con más o menos fuerza y se espera aterrizar arriba y no en la chimenea del salón.
Todo esto se hace maniobrando dos equipos de pequeños robots (en lugar de pingüinos), todos diferentes, que se enfrentan en numerosos escenarios diferentes.

Aquí, nos dio la idea, para ser al final un juego de broma, de ser un poco «demasiado» en todo: en la producción, en las reglas, en la longitud, supongo que también en el precio, dada la cantidad y calidad de los materiales e ilustraciones.

Veredicto provisional: no vale la pena.

Hacia el azul

Un juego del Dr. prof. cav. Reiner Knizia, que resulta ser una gran mierda. Aunque se trata de un sencillo juego familiar en el que se tiran (y se vuelven a tirar hasta dos veces) cinco dados con la esperanza de secuenciarlos para conseguir el mayor número de puntos posible, realmente tiene cero giro…cero tensión, pocas opciones.
Lo único que me alegró es pensar que si Knizia se había aplicado tan poco en este juego, probablemente era porque había hecho un gran trabajo en el otro, es decir, El asedio de Runedar, que yo había reservado.

Veredicto provisional: si quiere golpear el… (etc, etc, min 34:50)

Corrosión

Me intrigó este juego porque utiliza la idea de la rueda de barrera. Todo gira en torno a ella: cuando tomas/compras algo (edificio, recursos, etc.), lo colocas en uno de los cuatro sectores en los que está dividido tu tablero por la rueda (hay una X en la rueda que indica ese sector). Cada vez que la rueda gira, hace tres cosas: activa los edificios en la X, recupera las cartas jugadas en la X y hace que los recursos en la X se pierdan (se agoten).

En su turno, el jugador sólo tiene dos acciones disponibles: jugar una carta de su mano o hacer saltar su rueda. Las cartas permiten varios tipos de acciones que van desde tomar recursos hasta gastarlos en diferentes tipos de edificios y mejoras (como otras cartas para añadir a tu mano). Las cartas también tienen un número: cuando juegas una, cualquier otro jugador puede «seguir» tu acción jugando la misma carta pero con un valor superior.

Así pues, el juego tiene un núcleo muy sencillo, pero toda una serie de encadenamientos y, sobre todo, una sensación de urgencia muy pronunciada, dada por esta particular mecánica de la rueda.
Para mí se promocionó, más que muchos otros más publicitados, pero ciertamente el demostrador era un primate sin pulgar oponible y creo que hizo perder a la editorial al menos el 50% de los posibles compradores.
Afortunadamente le había educado en casa.

Veredicto provisional: no se puede hacer nada

Messina 1347

Una de las mayores decepciones de la serie, centrada en la propagación y resolución de la peste en Mesina, diría que muy acertada en un año de pandemia.
Colocar al hombrecito, hacer acciones, tomar recursos, gastar recursos, comprar cosas. Repite sin parar. Juego ya visto cien veces, jugado mil veces, en casa tienes estanterías llenas de juegos similares e incluso mucho mejores que Messina 1347.
Autores de verdad: si en 2021 quieres hacer la enésima versión de una colocación de trabajadores, o tienes una idea brillante detrás, o encuentras un anunciante realmente bueno.

Veredicto provisional: que la peste caiga sobre él.

Adele

También una decepción personal. Tenía dudas sobre el Kickstarter de este juego porque parecía interesante, sobre todo el tema, que es un ordenador que se vuelve loco y quiere matar a todos los astronautas de su nave espacial (¿habías oído eso antes?).

Pues bien, no hay ni un ápice de la tensión que cabría esperar, la mecánica es básica y demasiado lineal, algunos elementos aleatorios son molestos, en definitiva, muy poco comparado con la presentación y las expectativas.
Por suerte no lo he jugado.

Veredicto provisional: HAL 9000 era mejor.

Cámara de rollo

No sé por qué lo acabamos probando: quizá por los gráficos tan chulos, quizá porque los autores trabajan de verdad en el mundo del cine y la producción, tanto que me dije «si es bueno lo compro y se lo regalo a Aledrugo». Pero en cambio.
En cambio, el juego en sí es banal, El sitio web en ciertos pasajes, con la mecánica elemental y sobre todo completamente desconectada de esa ambientación genial que sugieren las ilustraciones.
Puede que haga reír un poco a la gente del sector, ya que imagino que encontrarán varias situaciones de la vida real en los dibujos animados… pero es como si yo contara un chiste sobre dentistas y esperara que todos se rieran.

Juicio provisional: cuando el tema y la mecánica van por su cuenta y ambos van en la dirección equivocada

Moneda de plata

Esto va a salir en Kickstarter y me lo explicaron para ver si podía comprometerme.
Respuesta cortaNo.
Respuesta largaUna ambientación copiada descaradamente de The Witcher, con cazadores que deambulan por un mapa de juego mejorándose con habilidades, objetos y hechizos, con el objetivo final de matar monstruos y cobrar una recompensa. El dinero es, de hecho, los puntos de victoria del juego.
Se trata, pues, de un juego de aventuras que dura -en palabras del demostrador- entre 60 y 90 minutos, cuando se sabe jugar bien. Bien, o más bien mal, porque con esta premisa no me has tentado mucho.

El punto fuerte del juego deberían ser las diferencias entre los distintos cazadores, pero viendo las cartas me esperaba algo así como Root, con mecánicas diferentes, mientras que creo que se trata más bien de las clásicas diferencias que siempre hay en estos juegos, de manera que uno usa mejor la magia, el otro las trampas, el otro las armas a distancia, etc.

Veredicto provisional: veré la segunda serie de The Witcher en su lugar.

Mercados móviles

Me interesaba este porque en su día había jugado a Smartphone Inc. que era un buen juego pero demasiado largo y caro para lo que ofrecía.

Esto es similar, por lo que siempre tienes que intentar equilibrar la oferta de tu teléfono en términos de coste y precio final, con el mercado formado por potenciales clentes y, por supuesto, por los jugadores de la competencia que intentan anularte en esta prioridad.

La parte económica es similar, funciona bien, aunque no tiene una mecánica especialmente interesante. La selección de la acción también es similar y se realiza superponiendo con cierto grado de libertad dos tableros de frente/atrás que luego dan las distintas bonificaciones para la ronda actual, dependiendo de los símbolos que dejes al descubierto.

La caja es pequeña, el precio no es excesivo… en fin, para los que no tienen ninguno de los dos, recomiendo este Mobile Markets, mientras que si ya tienes Smartphone Inc, no vale la pena el dinero para un juego que es muy parecido.

Valoración provisional: buena pero no brillante

Arca Nova

Uno de los juegos más populares y solicitados de la feria. Al igual que en Terraforming Mars, hay un enorme mazo común con cartas únicas que hacen que las partidas sean siempre diferentes. Al igual que en Wingspan, las cartas se compran en un mercado común o se extraen del mazo y representan con detalle animales de todo tipo, con requisitos, habilidades especiales, combos, etc.

A todo esto se suma el hecho de que puedes tener tu propio tablero personal (a diferencia del tablero común de Terraforming Mars), donde puedes construir tu propio zoo, con jaulas de diversas formas y tamaños, reptiles, mejoras, etc.

¿Por qué sigo mencionando Terraforming Mars y Wingspan? Porque esta Ark Nova parece su versión gamer, más compleja, más densa en cosas, pero con menos interacción (menos que Terraforming Mars, a nivel de Wingspan) y sobre todo porque le auguro un éxito similar. Tiene todos los ingredientes agradables: no se molesta, te relaja, tiene gran variedad, trata de animales.

Mi única duda es por qué, en los tiempos que corren, algún defensor de los animales no ha protestado todavía por un tema así.

Veredicto provisional: éxito anunciado & asegurado

Autobahn

Tal vez uno de los juegos que más me satisfizo, a pesar de estar vergonzosamente atascado y quedarse sin dinero en un momento dado. Prototipo de Fabio Lopiano y Nestore Mangone, en el que tienes que construir la red de autopistas alemana desde la posguerra hasta principios de los 90. El motor del juego es una mano de cartas, al jugarlas eliges una acción a realizar y luego el color de la carta determina dónde la harás. Posteriormente, puedes modificar y potencializar tu mano en el transcurso del juego.

Una forma de conseguir puntos de victoria, sin ensalada de puntos, buena interacción en la mesa. Estará en Kickstarter en el primer trimestre de 2022.

Veredicto provisional: para mí, prenda segura.

Naruto

Tiras los dados de tu personaje y cuando salen las caras con las que puedes hacer movimientos, los bloqueas y haces daño a tu oponente. Además hay un movimiento especial en el que tienes que, como en el juego «Mierda», golpear un botón de cartón en el centro del tablero, todos los demás tienen que hacer lo mismo y el que quede último sufre una penalización de carácter.
Como sea, si no hubiera Naruto, habría sido un juego sin sentido. Ah, pero también es así.

Veredicto provisional: quizá ni siquiera para los fans de Naruto.

Cowboy Bebop

Construcción de mazos en la que se recorren los planetas, se juegan cartas para atrapar a los criminales y se coopera con otros personajes al hacerlo, aunque al final sólo gane uno. El construcción de barajas está bien hecho, con cartas que entran en combos, pero en general el juego sigue siendo básico y muy lineal.
Aun así ya es mejor que la de Naruto (eran de la misma editorial).

Calificación provisional: sólo para fans de Cowboy BeBop. Oh sí, pero yo soy uno y ni siquiera lo compré.

Boonlake

En resumen: es Pfister. Haces cosas que hacen otras cosas que te dan otras cosas para jugar a las cartas que hacen cosas.
En detalle: usted elige una acción de una mostrar común: usted realiza el principal y a menudo el secundario, todos los demás sólo el secundario. Dependiendo de la posición desde la que hayas tomado la franja de acción, también mueves tu barco varios pasos en el río: aquí tomas recursos pero sobre todo oteas el cronometraje del juego, ya que dos turnos completos terminan el juego. No sólo eso, si tienes una carta del color correcto, correspondiente a la acción elegida y tienes el dinero para pagarla, puedes jugarla. O puedes descartar una por dos monedas. Las cartas hacen otras cosas, como darte poderes permanentes, o recursos, o formas de conseguir puntos, etc.

Hay un tablero común en el que construyes cosas, incluso mejorándolas y desbloqueando gradualmente mejoras más adelante en tu tablero personal (a la Terra Místicapara que quede claro). La interacción, en este tablero, es bastante sentida, a nivel de Great Western Trail.

Veredicto provisional: sólo para los amantes incondicionales de Pfister. Para todos los demás: basta con tener en casa la segunda edición de Great Wester Trail, que es lo mejor que ha hecho el autor.

Pantacle

Sólo me detengo porque el tablero es un pentáculo y hay que invocar primero a un demonio del inframundo para ganar.
Lo dicho, trivial juego de cartas combinadas, desgraciadamente jugado con tres alemanes que entendían la mitad de las reglas y jugaban con una cuarta parte de la velocidad normal que se le atribuye a un músculo tras seis meses escayolado.

Ni siquiera te lo voy a explicar, no merece la pena. Lo único que merece la pena mencionar es que tenías que gastar los potenciadores acumulados para invocar. Lástima que el autor también puso otra forma de invocar al demonio, así que esta también giro de gastar sus mejoras fueron frustradas por su diseño de juegos. Muy bueno diría yo.

Veredicto provisional: hay formas más eficaces y divertidas de invocar al demonio. ¿Y por qué pAntacle? ¿POR QUÉ?

Vapor imperial

El juego más clásico y sólido de la feria. Once acciones a elegir, construcción de redes ferroviarias, un poco de pick-up&deliver, un poco de accionariado (sólo para tus propias acciones, no puedes coger las cosas de los demás), un poco de contratos a cumplir, un poco de mejoras a construir.
En resumen un poco de todo, también hecho bien, bastante ajustado, buena interacción.

La única novedad es el efecto de la carrera, ya que el juego termina después de ocho rondas, pero también en cuanto alguien llega a Trieste en el otro extremo del tablero. Esto también activa las puntuaciones de los contratos del final del juego y una penalización para los que no llegaron a Trieste, cosas que de otra manera no cuentan.

No sé, por un lado diría que si buscas un buen juego alemán, este es el ideal, además a un precio muy honesto (30 euros en la feria*); por otro lado no me impresionó tanto como para recomendarlo, porque probablemente lo hace todo bien pero no destaca en nada.

*Corrección: lo había visto mal, eran 60.

Veredicto provisional: volver a intentarlo, pero sólo si alguien lo compra.

Federación

Este es el clásico juego construido para deslumbrar en Kickstarter (y también en la mesa, dado el arco iris de colores), pero que luego resulta ser una sopa sin sentido.

Acciones y posibles acciones auxiliares que conducen a no menos de cinco minijuegos totalmente inconexos. El giro original del juego sería que dependiendo del sector en el que se haga la acción, se vota por la ley de fin de ronda correspondiente. Que no es más que una puntuación que se da a cada uno, diferente por supuesto del otro sector menos votado. Ah.
Todo ello salpicado de complicaciones innecesarias y una explicación de casi una hora para entender todos los minijuegos. Ah. Ah.

Veredicto provisional: tan llamativo como inútil.

Aventura fantasma

Coges una peonza y la haces girar alrededor de varios tableros, que tienen caminos que seguir, bordes resbaladizos, objetos que recuperar… incluso puedes hacerla saltar de uno a otro. La caja incluye un campaña.
Divertido tal vez los primeros cinco minutos. Tal vez.

Veredicto provisional: si te gustan mucho las peonzas…

Tindaya

El juego más extraño que he probado y el que más curiosidad me daría por volver a probar con tranquilidad, leyendo bien las reglas, como son El sitio web en varios pasos, como la producción y el movimiento.

Básicamente: somos aborígenes de no recuerdo dónde, y tenemos que defendernos de los Conquistadores, que cada vez que redondean la tierra atacan los pueblos donde encuentran gente. El mayor problema, sin embargo, son nuestros dioses: a diferencia de los de la Isla de los Espíritus, están perpetuamente cabreados y no están muy dispuestos a ayudarnos. De hecho, en cada ronda exigen un tributo en recursos: si no lo cumples, envían erupciones de tsunamis volcánicos para -literalmente- desbaratar la geografía del tablero.

Quieres decir que los hexágonos de mar y tierra son cubiertos por la lava, destruyendo todo lo que hay en ellos, y los hexágonos de tierra son sumergidos por el agua, desapareciendo por completo.
Sin embargo, acumular muchos recursos no es la solución: algunos son perecederos y se tiran al final de la ronda, e incluso eso cabrea a los dioses.
En resumen, como en Lewis & Clark, hay que recaudar la cantidad justa, ni más ni menos.
Afortunadamente, al fabricar armas, puedes capturar conquistadores y lanzarlos a los volcanes como recurso comodín.

Esto también será en Kickstarter en 2022 y, dado el tema y los componentes, creo que tendrá éxito. No estoy seguro de querer financiarlo, pero sigo teniendo curiosidad. Además, el autor ha dicho que nació como un juego competitivo, pero luego también habrá un modo puramente colaborativo y otro con un traidor. Tal y como he visto que funciona el juego, creo que será mejor en las dos últimas configuraciones.

Veredicto provisional: si alguien lo juega, que me avise y volveré a probarlo.

Rone: Invasión

También este futuro Kickstarter. Nos detuvimos sólo porque, además de la construcción de barajasAquí también se encuentra el construcción de dados… y lo haces en dados de plástico, atornillando y desatornillando clavijas de colores con un destornillador. Estas clavijas de colores no son más que el maná que necesitas para jugar las cartas: tiras los dados al principio de tu turno y los colores que salgan los gastas como pago, y siempre puedes usar dos dados como comodín para cualquier color.

La verdadera peculiaridad reside en la forma de robar: tú decides cuántas cartas sacar del mazo, sin límites, tomándolas una a una. Esto se debe a que lo haces antes de tirar los dados para el maná, por lo que tienes que comprobar cuánto maná y qué color te cuesta cada carta. Cuando tiras los dados, por cada carta que robas que no puedes pagar, básicamente pierdes un punto de vida. Me pareció original y bien hecho.

Desgraciadamente, el resto del juego no es muy bueno, y te limitas a acumular puntos de ataque más rápido que tu oponente para derrotarlo, sin cartas o facciones particulares para variar realmente los estilos de juego. Qué pena.

Veredicto provisional: aplazado hasta septiembre.

Es un reino maravilloso

Ya resumí la parte de cómo funciona el juego en el avance. Aquí sólo diré que el juego cumple su función, que es un bonito juego de construcción de motores y gestión de recursos y combos para dos jugadores, con el añadido de un poco de farol que le da ese toque extra.

Definitivamente es preferible a su hermano mayor (It’s a Wonderful World), al menos si sois dos.

Calificación provisional: aprobado

Rulebenders

Lo compré casi sin verlo porque las dos mesas estaban literalmente asediadas. Pero el último día conseguí probarlo. En su turno, el jugador juega una carta de su mano o coloca un cubo en una de las zonas mayoritarias del tablero.
Estas áreas, que se resuelven al final de la ronda, dan dos beneficios al ganador: le permiten cambiar una de las reglas del juego (por ejemplo, cuántas cartas robar, el límite de la mano, cuántos cubos recuperar, la moneda con la que pagar las cartas, etc.); le permiten avanzar hacia las fichas de puntos de victoria, y aquí hay otra opción. De hecho, puedes decidir ir por la ficha que potencialmente paga más, pero tomar malus a una acción para el resto del juego; o ir por la ficha menos rentable pero obtener bonificaciones para otras acciones.

Las cartas, por su parte, se toman a voluntad de cinco mazos diferentes: uno genérico, siempre presente, y luego otros cuatro temáticos, elegidos entre los seis de la caja (pero ya se habla de expansiones). Así que puedes jugar con zombis, piratas, dinosaurios, etc., y cada mazo tiene un enfoque más o menos agresivo, defensivo, estratégico, de suerte.

Todavía tengo que hacerme a la idea porque desde luego la mayor parte del juego depende de los efectos de las cartas más que de las reglas generales, pero por ahora parece prometedor y me parece muy variado.

Veredicto provisional: al menos no he malgastado mi dinero.

Petrichor

A juego familiar financiado con Kickstarter con materiales realmente bonitos y agradables a la vista.
En este caso debemos crear primero nuestras nubes, luego cargarlas de lluvia, y finalmente dejar caer estas gotas de cristal sobre varios tipos de plantas, con diferentes sistemas de mayoría para conseguir puntos de victoria.

Tiene un bonito sistema de acción basado en cartas e incluye algunas sutilezas para agilizar el momento de contar los puntos.
Bonito, bien hecho, disfrutable, no es mi público objetivo pero para los que les gusta este nivel de dificultad en los juegos es un producto ideal.

Veredicto provisional: agradable y centrado en su público objetivo.

Campos de Eternia de Masters del Universo

Este era el juego más esperado para mí. Personalmente prefiero prometiendo el de CMON, a pesar del oneroso desembolso, porque en términos de mecánica me parece más refinado y más acorde con la ambientación. Yo también tenía mucha curiosidad por este, aunque tendré la oportunidad de probarlo en la asociación, ya que lo financiamos de todas formas.

Es un juego de aventura A la manera de Runebound, en el que dos equipos de personajes recorren un mapa y se enfrentan, tratando de completar el objetivo del escenario primero, dentro de un límite de rondas. En el escenario de la demo de Spiel, Skeletor y Beast-Man desafiaron a He-Man y Teela por el control de la región central, en un tiempo de sólo cuatro rondas.

Al principio de la ronda, se toman fichas de Ethernium (la moneda del juego) en función de los lugares controlados con héroes y tropas.
Luego activas un héroe cada uno, alternativamente, pudiendo hacer que realice una acción de movimiento (normalmente un paso, pero con un transporte incluso más) y una acción, que puede ser un ataque, una colocación de tropas o un movimiento de tropas previamente colocadas.

El combate es diferente según se trate de un encuentro aleatorio en la naturaleza o de otro personaje. En el primer caso, tiras los dados y tienes que conseguir suficientes símbolos de espada para derrotar al oponente y quizás incluso parar sus ataques de respuesta. Sin embargo, si el que te encuentras es un potencial aliado de tu facción, siempre puedes pagar a Ethernium para que lo añada a tu carta y a partir de entonces aplicar su habilidad a tu personaje.
El combate contra otro personaje operado por un jugador, en cambio, se realiza robando cartas de un mazo personal, que puede modificarse durante la partida, y colocándolas a voluntad, cubiertas, en las ranuras de iniciativa, ataque y defensa. Las reglas normales exigen dos rondas de este tipo, las rápidas sólo una, y es bueno sobre todo si hay más de dos jugadores, ya que esta fase ocupa varios minutos, con los espectadores haciéndose los remolones.

Como acción gratuita, cada turno, puedes comprar vehículos, objetos o hechizos en el mercado, siempre que controles una región con uno de estos mercados, incluso si el personaje que los compra está en otro lugar. Funciona en cuanto a la jugabilidad, y mucho menos como ambientación.

En fin, resumiendo, el juego es disfrutable pero no genial. Nos aseguran que hay muchos escenarios, desde los cortos hasta los largos, y los mazos de cartas ciertamente proporcionan mucha variedad… pero:
Hay muy poca diferencia entre un personaje y otro. Sobre todo, las habilidades especiales impresas en la carta se activan muy raramente, sólo robando la carta adecuada del mazo de combate. El único que siempre está activo es el pasivo, pero eso es algo que no se puede hacer.
Si el tema no fuera Masters of the Universe, el juego sería muy poco llamativo. Pero el tema está ahí y no se puede quitar: puede seguir marcando la diferencia.
Los combates resultaron mucho menos tácticos de lo que esperaba. Incluso aplicando objetos y hechizos, incluso ajustando un poco en el oponente para donde colocar las cartas, en definitiva todo va un poco por suerte, sin muchas posibilidades.

En definitiva, al final me alegraré de volver a jugarlo en asociación, quizá con escenarios más articulados, pero igualmente me alegraré de no haberme comprometido.

Calificación provisional: sólo para los amantes de MOTU

Bitoku

Uno de los juegos menos accesibles de la feria: sólo dos mesas y dos horas de demos.
Cuarenta y cinco minutos de explicación para un juego de gestión en el que la mecánica básica es muy sencilla: en tu turno o bien juegas una carta activando su efecto, o bien juegas un dado colocándolo en el tablero y realizando la acción, o bien haces que el dado previamente colocado «cruce el río» en el tablero, reduciendo su valor en uno y realizando la nueva acción.

Y es que sobre esta mecánica, el autor ha construido una serie de acciones articuladas y enredadas, de minijuegos, de caminos para bonocomo nunca antes se había visto. Un poco como si tuviera veinte ideas para hacer recursos y puntos y fuera incapaz de renunciar a ninguna de ellas, para finalmente ponerlas todas. En términos de originalidad, no estamos realmente allí: se trata todavía de recoger, transformar, reunir recursos y set.

Por supuesto, el tema oriental ayudará a vender, y me aventuro a decir que incluso los gráficos psicodélicos y muy cargados pueden atraer a algunos (después de todo, si te gusta el de Descent 3…), pero es el típico juego en el que no han buscado la profundidad encadenando elementos, sino simplemente aumentando las opciones disponibles de forma desproporcionada, añadiendo pieza tras pieza, cosa tras cosa.

Veredicto provisional: nunca más

DiceWar

Sorpresa de la feria, aunque estemos hablando de un juego de 2015. Básicamente estamos hablando de un juego de ajedrez en el que las piezas son dados que nunca se tiran, pero que pueden convertirse en diferentes números/unidades, cada uno con diferentes habilidades. Se gana por puntos, pero también de forma instantánea controlando zonas específicas del campo de batalla.

Es posible jugar con el mismo ejército, pero también enfrentarse a otros diferentes, ya que con las expansiones se obtienen cinco facciones, cada una con sus propias características y niveles de dificultad.

Me pareció bien editado, muy estratégico y profundo, sobre todo me conquistó la pasión con la que lo explicaron e ilustraron.

Sentencia provisional: a recuperar

Artbox

¿Creías que sólo había probado el jabalí? No, esto es un juego para fiestas Un juego muy inteligente que hace dibujar incluso a los que no saben dibujar. Al principio de la ronda cada uno recibe dos palabras y elige una de ellas para dibujar. A continuación, todos tiran cuatro dados que tienen los siguientes símbolos: círculo, cuadrado, triángulo, línea recta. Pues bien, en función de lo que salga, cada persona tendrá que dibujar su propio objeto utilizando únicamente los símbolos que salgan. Obviamente, el cuadrado puede convertirse en un rectángulo, el triángulo puede ser tan largo como quieras, el círculo en un óvalo, pero la línea, por ejemplo, debe seguir siendo recta.

A continuación, se barajan las cartas de objetos entre sí y con otras extraídas al azar, se colocan en ranuras numeradas y cada jugador intenta hacer coincidir correctamente los dibujos con las palabras, ganando así puntos de victoria.

Excelente variante de los clásicos Pictionary y Pictomanía, con la ventaja de poner al artista y al jugador al mismo nivel. perroexaltando la inventiva más que la buena mano.

Último mensaje

Más juego para fiestas con el que nos divertimos mucho en las noches después de la feria. Se proporcionan dibujos gruesos de los personajes, en los que un jugador -el malo- elige una víctima para secuestrarla y se la señala al testigo. El testigo dispone de treinta segundos para dibujar/escribir en una hoja de papel, dividida en una cuadrícula de 9×9, el mayor número posible de pistas para localizar a la víctima. Los otros jugadores, mirando este dibujo, tienen que rastrear a la víctima secuestrada.

Hay un «pero»: el secuestrador puede borrar 5 de las 9 casillas en la primera ronda, antes de que el sorteo pase al adivinador. En la segunda, tercera y cuarta ronda, borra 4, 3 y 2 casillas. Así que las pistas aumentan progresivamente, pero de nuevo no es absolutamente fácil de adivinar. Sin embargo, debo decir que en cuatro partidas jugadas, el ratio de victorias/derrotas fue exactamente del 50%, lo que es una señal de que el juego está bien jugado.
Sobre todo, es un juego que te hace reír a carcajadas y también reflexionar, dando una gran satisfacción a ambas partes. En resumen, hace el juego para fiestas 360 grados.

Veredicto provisional: posible partido estrella de 2021

El asedio de Runedar

Termino con el primer juego que compré y el único que preordené.
Un juego de Knizia, por lo tanto con una rígida y esmerada precisión matemática, esta vez sin embargo, dejado caer en un hermoso escenario que, debo decir, también se puede sentir un poco.

Somos enanos que deben resistir el asedio de orcos y trolls, mientras cavan un túnel para escapar y asegurar su tesoro. Después de todo, ¿qué es un enano sin oro?

El juego utiliza la caja como un tablero tridimensional, tengo que decir que con un impacto escénico muy bueno y un nivel de calidad muy alto. construcción de barajas que mantiene fijo el número de cartas en la mano, obligando a los jugadores a especializarse y a tomar siempre decisiones importantes.

Hasta ahora no he ganado ni siquiera en el nivel normal (es decir, el nivel 2 de 4) y eso es una buena señal.
En comparación con su competidor más cercano en términos de peso/compromiso, es decir Historias de fantasmas/último bastiónAquí hay más opciones y decisiones más difíciles, básicamente se sentía más opaco y más profundo, así que definitivamente lo recomendaría como una mejor alternativa.

Veredicto provisional: Knizia ataca de nuevo

Episodios de vídeo en profundidad, en directo desde Essen 2021:

El jueves: https://www.youtube.com/watch?v=bzMb9aaIXwQ
El viernes: https://www.youtube.com/watch?v=PaFcpgrEjNk
El sábado: https://www.youtube.com/watch?v=Rrdk5Irwkb8
El domingo: https://www.youtube.com/watch?v=a8w7cVL_Zrs

Súscribete a nuestro boletín

Te informamos de nuestros últimos contenidos

Posts Relacionados