Essen 2019: el informe final de Agzaroth

Essen 2019: el informe final de Agzaroth

Quiero compartirlo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email

Para los que se perdieron los vlogs, aquí están los enlaces a los vídeos en directo día a día, en los que encontraréis, además de mi comentario, el de Killa_Priest, Tania-94 y un invitado misterioso.
Jueves
Viernes
Sábado
Domingo

Essenómetro: juicio temporal basado en un único partido de demostración en Essen.
Es decir, no son revisiones.

D.E.I.

D.E.I.: Divide y vencerás

Mayorías en un mapa tridimensional, en el sentido de que te mueves sobre la superficie nevada de un tablero, del que emergen los tejados de los rascacielos, ahora casi completamente cubiertos de nieve. Necesitas garfios para subir y bajar, y también puedes construir puentes de cuerda para conectar los tejados entre sí.

La mecánica se basa en las cartas, así que en cada ronda juegas un par de cartas de tu mano, realizando las acciones. Después de tres turnos termina una ronda y se recuperan todas las cartas (= gestión de la mano).

Con las acciones colocas hombrecillos, los mueves de un lado a otro, consigues recursos y mayorías en los objetivos, compras cartas más fuertes y descartas las viejas, activas drones (que son comunes a todos) que a su vez pueden teletransportar tropas, moverlas, matar miniaturas enemigas, etc.

En el lado americano tenemos facciones ligeramente asimétricas, estética y materiales de primera, una pizca de interacción directa. En el lado alemán tenemos la gestión de las tarjetas, las mayorías, la interacción indirecta prevalente, y no mucha de todos modos.

El twist El objetivo principal del juego es tener una serie de objetivos visibles desde el principio, que valdrán más puntos si se hacen en la ronda correcta, y mucho menos si el contador de rondas ya los ha pasado.

Uno de los mejores juegos de la feria, pero hay que tener claro a qué se juega: no es un juego americano en el que te pegan. Aquí están las primeras impresiones de pennuto77.

Essenómetro: 8

Trono de la Alegoría

Trono de la Alegoría

La política de
Spielworxx
ha sido la misma durante años: tiradas muy bajas, precios muy altos,
hype
creado
ad hoc
gracias al terror a venderse y al objetivo de hacerlo: venderse (para más información sobre esta política, véase mi conclusión al final del artículo).

Se trata de pujar por seis fichas ocultas de diferentes valores (de 0 a 2) de siete acciones: dos se utilizan para conseguir cartas de objetivo para obtener puntos de victoria, las otras cinco para colocar y mover a cinco personajes diferentes (meeple) en un mapa, con el que hacer acciones y luego cumplir básicamente las cartas que has tomado.

Cada área de acciones se resuelve en orden empezando por quien haya apuntado más con las fichas y quien actúe primero obviamente hace la acción más poderosa, luego va a escala.

Interacción directa en el mapa, reglas definitivamente complicadas, la subasta es para mí absolutamente carente de mordiente incluso en cuatro, mecánica ya vista, sabor muy alemán a pesar de la paliza que nos damos, precio exagerado.

Algunas personas compran los títulos de los Spielworxx independientemente, pero este es un juego en gran medida insignificante.

Essenómetro: 6

Perseverancia

Perseverancia
Perseverancia

Prototipo de
Trickerion
e
Anacronía
. En este caso se trata de un
colocación de trabajadores
asociado al género de la defensa de la torre. Se toman medidas para proteger la colonia y defenderse del ataque de los dinosaurios. Quien tenga más éxito en esta tarea, haciendo que sus casas prosperen, será el ganador.

Tres cosas:

  1. paleta La paleta de colores y la estética son definitivamente horribles, pero estoy seguro de que con el Kickstarter se mejorarán;
  2. sistema de juego innecesariamente complicado y kitsch (un poco como la empresa alemana de la que escribo), en la estela de sus anteriores juegos;
  3. la jugabilidad es realmente fría y plana, con los dinosaurios (que seguro que serán miniaturas preciosas) actuando como autómatas y realmente impersonales, con el resto del sistema absolutamente ya visto y bastante aburrido.

Essenómetro: 5

Caminos a Roma

Caminos a Roma
Caminos a Roma

Juego
familia
en el que se colocan las calles en un mapa, un poco como un
Billete para viajar
aunque aquí la colocación es libre y no está dirigida por las tarjetas.

Con las carreteras recoges mercancías en las ciudades y las llevas a Roma, acumulando puntos por cada tramo de carretera utilizado (tus adversarios también los recogen si utilizas trozos de los suyos) y luego al final de la partida por diversas colecciones de conjuntos.

Fuera del mío objetivoNo es una mala introducción, pero se pueden encontrar mil más.

Essenómetro: 6

Alien

Juego de cartas en el que todo el mundo es una reina alienígena que debe eliminar a todos los demás para ganar (por lo que hay eliminación de jugadores).

La mecánica es muy sencilla: en tu turno realizas tres acciones, incluso repetidas (robar una carta, jugar una carta pagándola, descartar una) y luego un ataque gratuito contra una de las cartas «humanas» disponibles, que luego se utilizan para crear alienígenas adultos, incisos con cartas cara-abrazo.

No es gran cosa; de hecho, diría que espero que, por su bien, no hayan pagado una licencia para obtener el nombre. Alien en la portada, para hacer un juego así…

Essenómetro: 4

Isla Cooper

Marcador de Cooper Island
Marcador de Cooper Island

Un juego que consta de dos partes: una para colocar fichas (en tu isla), con las que produces recursos (las fichas se pueden apilar para proporcionar más y más valiosos recursos) y una segunda para colocar trabajadores en el tablero central con los que puedes construir casas, mover el barco para conseguir bonificaciones, etc.

El juego funciona, se ejecuta sin problemas, y tiene un nivel de complicación bastante alto, siendo de los que les gusta insertar bonificaciones un poco por todas partes.

La cuestión es que un juego así, en 2019, se convierte un poco en uno entre muchos, perdido entre la multitud sin destacar y absolutamente derrotado por las obras maestras del pasado.

Insignificante: creo que lo veremos el año que viene bastante descontado.

Essenómetro: 6

Enciende el fuego

Otro título que se va a Kickstarter con un enorme tablero pentagonal y hermosas miniaturas de monstruos caricaturescos enfrentados en una arena. Cada turno los jugadores tiran los dados y luego utilizan los resultados de las caras (son símbolos especiales), para hacer que los monstruos cambien de objetivo, ataquen, potencien su ataque y defensa o activen habilidades especiales.

Los jugadores son en realidad el público, los monstruos se reparten y los puntos se consiguen apostando en secreto sobre quién ganará, quién será eliminado primero, etc.

El caso es que la jugabilidad en el tablero es extremadamente estática, ya que los monstruos no se mueven, sólo cambian de orientación hacia el objetivo. Luego, la gestión de los dados es bastante sosa.

No sé, me parece que ya hay juegos interesantes y mejor construidos en el segmento (Fuerza descendente, Heimlich & Co.por nombrar sólo dos).

Essenómetro: 5

Sanctum

Sanctum

Transposición de escritorio sin licencia para
Diablo
. Aquí avanzas por un camino lineal en el que te enfrentas a los monstruos gestionando la energía y el maná para modificar las tiradas de dados que has hecho. Cada monstruo que derrotas te da un nuevo objeto que puedes equipar para conseguir mejores y más eficaces manipulaciones, así como puntos de experiencia de varios colores con los que puedes desbloquear nuevas habilidades especiales para tu personaje, más puntos de energía y maná, etc.

Aparte del hecho de que no hay absolutamente ninguna interacción con otros jugadores, el juego no está tan mal, especialmente porque se ejecuta rápidamente y sólo se realiza una acción por turno entre moverse y elegir un nuevo enemigo, luchar y descansar.

Cuanto más se alarga la partida, más se alarga el tiempo de espera porque la gestión de los dados se vuelve compleja, pero también es cierto que casi se puede jugar a la vez, dada la nula interacción.

Puede ocurrir que alguien se salte los turnos de espera de los demás, al final de la partida, por haber llegado primero a Diablo, lo cual es bastante desagradable.

Básicamente, un peso medio que quizá dure demasiado en cuatro (unos noventa minutos), pero que tiene una bonita construcción de personajes y una buena gestión de los mismos.

Sin embargo, poco tiene que ver con el videojuego.

Essenómetro: 7
Essenómetro para fans de Diablo: 5

Interfaz humana: las calles

Interfaz humana: las calles

Qué importancia tiene el papel del demostrador en la feria, nos dice este otro futuro
Kickstarter
. Según tengo entendido, es un juego puramente colaborativo en el que cada personaje tiene sus propias misiones que cumplir, transmitidas por cartas, y las acciones se realizan también mediante cartas que robas de turno en turno y activas con tus puntos característicos, en cuatro categorías.

Si hubiéramos podido hacer una demo Podría darte una opinión más completa, pero en este caso no me apetece. He visto, sin embargo, que este juego es el enésimo de una serie con la misma ambientación: tal vez se pueda opinar sobre los juegos anteriores (que sinceramente no parecen entusiasmados).

Essenómetro: n.c.

Everrain

Una hermosaAmericana lleno de cosas, incluyendo la impresionante miniatura de un leviatán que es entonces el temporizador del juego: el objetivo es no despertarlo o, si se despierta, matarlo con un cañonazo.

Cada jugador maniobra un barco con el que explora las losetas de mar, saquea los pecios o las islas, visita las ciudades. Tienes miniaturas para la tripulación, cada una con habilidades especiales, puedes mejorar la nave, alistar más tripulación, etc. Luchas turno a turno contra el enemigo. Luchas de turno en turno enfrentándote a los monstruos que invariablemente abordan tu nave. La mecánica básica son los puntos de acción.

Everrain es un cooperativo puro muy cinematográfico, en el sentido de que cada turno también robas una carta de evento con un texto de sabor y múltiples opciones.

A mí no me impresionó porque, aparte de la narrativa, la mecánica es trillada y cansina y se basa básicamente en el robo de cartas y el lanzamiento de dados, pero aquellos que favorezcan el aspecto temático podrían darle una oportunidad. oportunidad.

Essenómetro: 6

Arkeis

Arkeis

Otro juego más que seguirá
Kickstarter
próximamente, esta vez de la mano de Antoine Bauza y de la marca Matagot, así que no es precisamente para principiantes. Este es un
familia
en la que cuatro arqueólogos exploran tumbas egipcias, descubriendo tesoros y enfrentándose a horrores del pasado.

En cada turno tienes tres puntos de acción, entre moverte, recoger fichas (que apuntan a cartas de eventos u objetos relacionados), atacar a los monstruos (con dados) e interactuar con otras cosas.

Hay una parte de legado que se limita a un cuaderno de exploración en el que se desbloquean tesoros especiales, monedas para comprar equipo y puntos de experiencia para las habilidades del personaje. El cuaderno puede adquirirse individualmente por sólo ocho euros, para poder repetir la aventura.

Miniaturas a la altura de Kickstarter y una escenografía tridimensional, con paredes verticales de cartón.

Buena impresión; no está dirigido a mí, pero para el público adecuado podría ser un gran juego.

Essenómetro: 7,7

Marco Polo II: Im Auftrag des Khan

Marco Polo II

Reedición y revisión de
obra maestra de Tascini y Luciani
con estas diferencias: un mercado más amplio, una acción de viaje más accesible, un nuevo recurso que se utiliza principalmente para ser intercambiado con otros gracias a las tasas de conversión variables de
redondo
en
redondo
Todos los personajes son nuevos.

Los viajes, decía, son más accesibles y mucho más céntricos, sobre todo mucho más integrados con los contratos, que sólo pueden llevarse por las distintas ciudades. Pero también hay tarjetas bono que hay que tomar y activar para poder utilizar el viaje por mar.

En esencia, el juego es más orgánico en su desarrollo; pero también un poco más amplio y generoso que su predecesor, dejando más posibilidades de acción.

El verdadero dilema es si tomarlo, teniendo ya el primero. Quizás en conclusión me ha gustado más esta, pero me da pena perder por ejemplo algunos personajes de la primera versión o el quinto jugador de la expansión.

Essenómetro: 8,5

Electropolis

Electropolis

Peso medio de
colocación de baldosas
en tu tablero de casillas: según cómo y qué coloques, sumarás puntos de una manera diferente, activando
combo
y la recaudación
set
.

El hecho es que la colocación tiene dos restricciones: una para tomar fichas, otra para saber dónde ponerlas: en el orden de turno, cada persona elige un lugar que le permite tomar un número de fichas de la mesa. Las baldosas están dispuestas en círculo y sólo se pueden coger las que son contiguas, como en Patchwork.

Antes de las fichas, también tienes que elegir una carta en el centro del tablero (son iguales a los jugadores) y el patrón de esta carta te da restricciones de colocación en tu tablero, para las fichas que acabas de tomar, así como formas de hacer puntos de victoria al final del juego o bono inmediato.

El juego es un muy buen peso medio con ese interesante empate entre cartas y fichas y una buena dosis de táctica a la hora de elegir qué hacer.

Essenómetro: 7,5

Babilonia

Todo el tiempo decíamos «parece un juego de Knizia» y al final descubrimos que realmente lo era. Cada jugador tiene cinco fichas con diferentes símbolos y repone su mano al final de la ronda. En su turno puede colocar dos de ellos en el tablero (o incluso más de dos, si todos tienen el símbolo de granjero), para ir a ocupar espacios en el mapa que dan puntos de victoria de tres maneras diferentes.

Un abstracto matemático con una cierta cantidad de suerte para tratar, típico de Knizia. No hará cambiar de opinión a los que no les guste: a mí me pareció un buen juego, pero nada más.

Essenómetro: 6

Battalia

battalia

Enorme juego en el que el objetivo es hacer combinaciones de símbolos con las cartas de tu mano para comprar más y mejores cartas y construir carreteras y ciudades en el tablero hexagonal. Quien posea primero cinco ciudades de cuarto nivel será el ganador. Puedes construirlas y mejorarlas, pero también conquistar las ciudades de tu oponente reclutando criaturas, mejorándolas y enviándolas a derrotar al enemigo, siempre jugando cartas de tu mano para añadirlas a los valores de combate de la criatura.

Me gustó que se esforzaran en hacer combates de gestión de cartas y no de dados, pero la mecánica básica de coleccionar sets con cartas no me enganchó mucho y la duración, dado el tamaño del juego, me pareció un poco excesiva, comparada con lo que se ofrecía.

Essenómetro: 7

Desenfundado extremo

Desenfundado extremo
Desenfundado extremo

Juego de fiesta en el que hay que dibujar cada vez con un marcador gigante afectado por un
discapacidad
dibujado al azar (con la mano izquierda, con el bolígrafo pegado a la oreja, sujetándolo como si fuera un folio, etc.) y los demás tienen que adivinar lo que estás garabateando mal, es decir, dos conceptos relacionados (como vaso vacío, bolígrafo rojo) que puedes intentar dibujar juntos para conseguir más puntos, o separados, para facilitarte la vida.

Muy divertida, obviamente caciquil, en su género bien o mal visto.

Essenómetro: 6,5

Danza de las luciérnagas

Juego infantil en el que sólo hay que recordar las posiciones de las luciérnagas de diferentes colores y luego encenderlas con una varita que hace un contacto eléctrico cuando se requiere ese color concreto.

Aparte de los materiales y gráficos muy bonitos, el juego es un memoria y francamente hay muchos, mucho más baratos.

Essenómetro: 5

Sombreros

Un juego de sólo cartas en el que debes intentar coger las mejores cartas de color de una cuadrícula común, intercambiándolas con las tuyas, para que cuenten lo máximo posible al final de la partida.

A pesar de los materiales mínimoLa explicación de las reglas no es nada sencilla y no es fácil entrar en el juego, tanto que llego tranquilamente el último, siendo consciente de mis movimientos sólo cuando la partida está prácticamente terminada.

No es mi tipo de juego, lo encontré un poco demasiado táctico (en cuatro equipos probablemente no es la mejor configuración), pero un agradable quemador de cerebros, en la estela de Desfile e Enlacepor poner dos ejemplos similares.

Essenómetro: 6

Campeones de Marvel

Campeones de Marvel

Puro juego de cartas colaborativo, con una bonita caja ya completa, por si no quieres gastar mucho dinero en el sistema LCG. Lucháis todos juntos contra el malo de turno, desencadenando combos con vuestros personajes.

El deckbuilding se facilita, ya que se trata de construir mazos a partir de tres mazos base preformados para cada personaje, por lo que incluso los que tienen poco tiempo pueden saciarse sin pasar horas construyendo un mazo.

Me ha gustado a pesar de haber hecho poco o nada con Pantera Negra, y me ha gustado la sinergia entre los distintos héroes.

No cojo el LCG, pero parece un gran producto para recomendar a los aficionados al género.

Essenómetro: 8

Historias de Orleans

Es el motor de la antigua Orleans Aplicado a un juego muy similar pero con menos interacción. La caja cuesta mucho e incluye dos modos de juego: uno en el que gana el que llega primero a la última era (cada pasaje de era tiene unos requisitos que hay que cumplir), y otro en el que el pasaje se realiza a la vez, pero quien no cumple los requisitos queda excluido de la continuación de la partida. Este segundo modo nos dejó perplejos, ya que una partida completa, en cuatro, puede durar hasta tres horas.

En el cambio de cada época también hay que aplicar nuevas reglas, que llamaron legadoporque de todos modos cualquier campaña que llamemos ahora legado porque es genial, incluso si es legado no tiene nada.

Francamente: me pareció una gran operación comercial para vender una caja cara a personas que amaban un juego totalmente promedio como Orleans.

Essenómetro: 4

Rivales en la sombra

Un filler de cartas en el que somos ladrones que tienen que robar mansiones para acumular dinero y quien sea más rico al final gana. Se juega una carta de cada mano hasta «llenar» una mansión y luego se distribuyen los puntos mediante un sistema de mayoría. Obviamente, cada ladrona tiene un poder especial que se activa cuando se juega.

Normal, no tiene señales, no twist, los ladrones son geniales pero van demasiado vestidos.

Essenómetro: 5

Terramara

Terramara

Entre los nuevos
Alemán
«pesos» probados en la feria (por lo tanto, excluyendo
Marco Polo II
), probablemente el mejor. Un juego de colocación de trabajadores muy árido, en el que tomas recursos para comprar cartas que te dan puntos y diversas habilidades, y avanzas en tres pistas con diferentes funciones. Hay dos giros: cuanto más lejos en el tablero coloques a los trabajadores, más tarde serán recogidos; y luego cada jugador tiene un personaje especial que da una fuerte
bono
del juego, pero cuando quieras puedes envejecerla (dando la vuelta a la carta) para anular esta bonificación y coger una en su lugar para sumar puntos.

En juego No me convenció del todo el hecho de que se pueda enviar a los trabajadores lejos, porque realmente la ventaja ofrecida en comparación con perderlos por uno o dos redondo es risible, por lo que el twist vas a perder un poco y lo harás sólo una vez por partida, si te parece bien, en los casos en que necesites activar alguna cadena de combo.

Incluso comprando tarjetas del mostrar Me ha parecido que suele ser situacional, por lo que no eliges la carta en función de una estrategia concreta, sino que como puedes comprarla cada turno, simplemente coges aquella para la que tienes recursos, porque igual hace algo bueno.

En definitiva, el mejor de los que probé; pero no me convenció del todo y destaca más por deméritos ajenos que por méritos propios. Aquí está la reseña de Lobo.

Essenómetro: 7,5

Theosis

Theosis

Sei
redondo
ronda de colocación de trabajadores en la que tomas equipo para tu personaje y cartas que luego usarás por su valor de ataque o defensa o por la acción especial descrita.

A continuación, pasas a una arena en la que eliges uno de los dos modos: todos contra todos hasta el ganador, o todos aliados contra un monstruo maniobrado por el juego.

Una gran caja (cara) con hermosas miniaturas y fantásticos diseños. El combate basado en cartas no está nada mal, ya que tienes que agotar todo tu mazo antes de poder volver a utilizarlo.

Tal vez el precio me frenó, tal vez el hecho de que las dos partes del juego estén vinculadas temática y mecánicamente pero realmente jode mucho jugar primero prácticamente a Alemán e inmediatamente después un Americana en el mismo juego. Además, algunos aspectos de los valores y la mecánica me parecieron poco refinados (los ataques son una especie de todo o nada, por lo que puedes hacer cero daño o matar a un oponente con un golpe de suerte).

Essenómetro: 6,5

Wolfenstein, el juego de mesa

Un puñado de combatientes se adentra en un castillo poblado por nazis, para recuperar algo o matar a alguien, mediante puntos de acción y tiradas de dados.

El juego no me pareció gran cosa, muy lineal, muy «ya visto», sin ton ni son y además con poca gracia. Sinceramente, tengo la impresión de que tendrán que trabajar mucho más en el equilibrio.

Me parece una fanservice para los fans del videojuego, pero como juego de mesa está realmente al límite.

Essenómetro: 4,5

Stronghold: Undead

Fortaleza

El asedio siempre ha sido una manía temática mía. De todas las que he probado,
Fortaleza
fue el que más se acercó a la perfección. Pero la primera edición era excesivamente engorrosa, tanto en reglas como en jugabilidad, la
segundo
La segunda edición ya era mejor, pero con algo que perfeccionar y la grave carencia del asalto a la puerta.

En esta cuarta caja, el autor parece haber cerrado el círculo, haciendo los refinamientos necesarios e incorporando todos los elementos necesarios para crear una obra maestra en potencia. Además, el juego saldrá en Kickstarter el 15 de noviembre, así que creo que también habrá un montón de grandes incorporaciones.

Essenómetro: 9

Maracaibo

Pfister vuelve con un juego que tiene todas sus características: cartas como motor, un recorrido circular que hay que hacer varias veces, un montón de superestructuras y bonificaciones aleatorias que vienen de derecha a izquierda. Esta vez las cartas se utilizan en mi opinión de forma demasiado táctica y nada estratégica, en comparación con sus otros juegos más valiosos como Mombasa o Gran Ruta del Oeste. El resto se pierde en los habituales riachuelos que dan la impresión de profundidad, pero que en realidad sólo están ligados al azar y si un combo te queda bien, si no, olvídate.

Personalmente este tipo de diseño de juego no me satisface en absoluto: comparado con juegos extremadamente complicados, en los que cada cosa hace referencia a al menos otras tres cosas entre tablero, cartas y puntos, la profundidad del juego es muy poca.

Mejor que Apagón: Hong Kongque es realmente el punto más bajo de la producción de Pfister, pero muy por debajo de los dos títulos mencionados. Sin embargo, si te gusta el autor y su engorroso diseño de juegosTambién le encantará MaracaiboPero si estás de acuerdo con mi opinión, este juego seguramente no te hará cambiar de opinión.

Essenómetro: 6

HellBoy

Hellboy

Una especie de
dungeon crawler
en el que te abres paso entre habitaciones y enemigos
engendró
a partir de tarjetas extraídas en el momento. Los jugadores administran tres puntos de acción cada uno, en el orden que deseen, para moverse, atacar (con dados), ayudar a otros (si están en la misma habitación), tirar muebles, recoger cosas, activar habilidades especiales, etc.

Un juego muy sencillo, temáticamente agradable, con pequeños toques que siempre son agradables (los muebles utilizados como escudo, malus en disparo si estás en un combate cuerpo a cuerpo, etc.).

Nada muy técnico ni impresionante, pero tampoco está mal (mucho mejor que, por ejemplo, el Wolfenstein que hemos probado).

Essenómetro: 7

Obscurio

Obscurio

Juego de la fiesta
que es un
Dixit
(tienes que adivinar la imagen correcta entre 6), mezclado con
El sexto sentido
(hay un jugador que es el que intenta que todos los demás adivinen la imagen dando pistas con otras imágenes a su disposición), aderezado por la presencia de un traidor que intenta hacer fracasar a todo el grupo.

Un buen mezclaSin duda, atraerá a aquellos que disfrutaron de los dos juegos mencionados anteriormente. Es un poco molesto tener que cerrar los ojos cada vez que se juega. redondo y es un inconveniente si el traidor de la mesa está lejos de las cartas.

Sale en Lucca en italiano (recomendado porque hay una tabla explicativa de las fichas de los eventos).

Essenómetro: 8

Steamopolis

Honesto juego de gestión en el que se realizan acciones colocando chinchetas en un tablero y luego recogiéndolas todas a la vez (un poco como el Tzolk’in: el calendario maya).

Me ha parecido quizás un poco poco poco refinado en algunas cosas, un poco demasiado táctico para dar plena satisfacción. Un juego agradable pero pronto olvidable.

Essenómetro: 6,5

Es un mundo maravilloso

Peso medio de la tarjeta y generación de recursos. A
borrador
de siete cartas por cuatro
redondo
descartando algunas de ellas para conseguir recursos para construir otras cartas que a su vez den recursos y combos para conseguir puntos de victoria.

Muy simple, con alguna interacción indirecta (esencialmente el contrapicado), estratégicos en el sistema de activación de recursos, que se produce de forma secuencial, de modo que con los primeros obtenidos es posible, si se ha jugado bien, construir cartas para producir los últimos.

La caja Kickstarter tiene un precio excesivo y para el tipo de juego en mi opinión no merece la pena, pero el venta al por menor puede ser una buena compra.

Essenómetro: 7,5

Equipo 3

Equipo 3

Un jugador ve la tarjeta con el diagrama que muestra cómo colocar una serie de bloques de plástico del mismo tamaño en el orden correcto.
Tetris
.

Lo explica sin poder hablar ni indicar las piezas a un segundo jugador que le observa. El segundo jugador se lo explica verbalmente a un tercero, con los ojos vendados, que tiene la tarea de reconstruir la figura final. Todo en tres minutos.

No es probable que la longevidad sea alta, una vez que has creado tus propios códigos en el grupo, pero es divertido durante un tiempo.

Essenómetro: 7

Miew Miew Mia

Tocada en el aeropuerto antes de partir, es una La resistencia: Avalon que, sin embargo, se hace con señas, es decir, hay un infiltrado en una banda de contrabandistas que tiene que comunicar por señas secretas acordadas con el policía dónde está el botín, de redondo en redondo.

Bonita variación del género entre sospechas, acusaciones, risas por esto de las señales y el hecho de que en algún momento los ladrones pueden requerir que todos hagan movimientos extraños para contrarrestar el envío de las señales correctas.

Imagina a cinco idiotas en el bar de un aeropuerto moviendo los brazos y las manos como si fueran bailarines hawahianos.

Essenómetro: 7

Tres consideraciones finales, brevemente

Feria cada vez más concurrida. Cada vez es más difícil probar un juego, sobre todo si hay uno en particular que te interesa. Puedes pasearte por las mesas e ir a por la primera que esté libre; pero lo normal es que pruebes cosas poco interesantes o fuera de tu zona de confort. objetivo.

Cada vez hay más mesas en la feria, incluidas las de editores y autores consagrados, dedicadas a juegos que aún no han salido a la venta. Kickstartercomo una especie de vista previa/publicidad para la campaña que viene. Así que los juegos publicados dejan cada vez más espacio a los juegos que serán financiados: una particular transformación de la feria que no sé si es de mi gusto.

Los juegos que son «viejos» incluso por sólo un año son agotado incluso a mitad de precio – y no una basura total, sino también juegos dignos, bien hechos en definitiva. La cuestión es que un juego bien hecho, es decir, uno medio, ya no es suficiente. O bien se consigue algo que sea una obra maestra, algo que realmente toque la fibra sensible del público, incluso por su originalidad, o se encuentra agotado a los seis meses. Porque ahora hay más de mil juegos medios, por no decir mediocres, al año. Esto ya está provocando consecuencias negativas evidentes: tiradas más pequeñas (para no tener existencias que cuesten dinero), precios más altos para cubrir el coste (las tiradas más pequeñas tienen precios más altos), hype se ha exprimido al máximo para asegurarse de que se venda (sobre todo invirtiendo en la estética, las exclusivas, la baja disponibilidad del juego).

Básicamente, el hecho de que haya más editores, que el mercado se haya ampliado, que haya habido una masificación del juego.hobbyno sólo conduce a consecuencias positivas y a un mundo dorado, como muchos esperaban, sino también a distorsiones como éstas. Puedo decir que profeticé esto, pero no me consuela.

Súscribete a nuestro boletín

Te informamos de nuestros últimos contenidos

Posts Relacionados