Ecos: Primer Continente – Avance de la Essen/GenCon 2019

Ecos: Primer Continente - Avance de la Essen/GenCon 2019

Quiero compartirlo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email

Lo primero que me siento obligado a decir sobre esto Ecos: Primer Continente es que basa su motor de juego en lo que muchos de ustedes habrán experimentado en Augustus del itálico Paolo Mori, que incluso se ocupó de la tómbola reformulándola de una manera moderna, fresca y (libremente) ambientada. Cualquiera que haya leído ambos reglamentos se dará cuenta de las fuertes anologías, que llegan hasta el número de piezas con las que marcar las salidas de recursos y la necesidad de declamar algo cuando se completa la tarjeta. No digo esto para gritar «plagio», sino para dar a César (Augusto) su merecido, ya que el AEG (o el autor) no lo hace en los créditos.

Dicho esto, me alegro mucho de que lo hayan hecho. Ese motor de juego es fresco y efectivo para mantener a muchos jugadores en la mesa, sin sufrir la espera entre turnos: yo solía jugar Augustus incluso en ocho, aunque el reglamento preveía seis jugadores. De hecho Ecos: Primer Continente tiene capacidad para seis, con un modesto tiempo de 45-75 minutos.

El motor de juego August

En Ecos: Primer Continente no hay un verdadero turno de jugadores. Todo el mundo tiene baldosas que requieren combinaciones de recursos (sol, agua, hierba, huevos probables, helechos y antílopes) para ser completado, activando el efecto. Un jugador saca de una bolsa de tela un marcador a la vez, que representa uno de estos recursos (que están presentes en diferentes porcentajes: el sol es el más común, los antílopes el menos común, en la lista anterior); quien lo necesite para una de sus fichas coloca un frijol… er… cubo en el espacio correspondiente. Si esto completa los requisitos, lo anuncia a los demás jugadores gritando «¡Eco!» y realiza el efecto concedido por la tarjeta – los efectos, de hecho, ya que suele haber más de uno.

Los cubos que se pueden colocar para marcar las solicitudes de recursos cumplidas son inicialmente sólo siete, probablemente demasiado pocos para poder aprovechar al máximo cada uno de los resultados obtenidos tratando de completar más fichas a la vez. Por lo tanto, se pueden aumentar los cubos sacrificando tres resultados extraídos (con los que, de todos modos, podría no estar satisfecho). Del mismo modo, puedes obtener nuevas fichas (si las nueve que tienes en la mano y las tres de la mesa que tendrás al inicio de la partida no son suficientes) o soltar otras nuevas de tu mano.

Qué hacen los azulejos

Aquí está todo el pan de Jhon D. Clair – autor, entre otros, de un buen deckbuliding con tarjetas multislot Valle Místico.

Con los efectos de las baldosas creamos un mundo libre de su principal parásito (el hombre): podríamos colocar hexágonos de sabana, desierto o agua, embellecerlos con meeple de bosques y/o montañas y poblarlas con más de una docena de tipos de animales con sus preferencias de alojamiento que dan la excusa para justificar las limitaciones de colocación y para acumular puntos de victoria, que suelen ser otorgados por las propias fichas al exaltar los distintos grupos que se han creado. De la normativa se desprende que todas las fichas del juego tienen efectos diferentesincluyendo algunos que mueven animales y otros que también pueden interactuar destructivamente con los hexágonos colocados. Apostaría, aunque no hay ilustraciones o ejemplos en las normas que lo demuestren, que el cadena alimentariacomo hay herbívoros y depredadores en tierra, mar y biciock, como las gaviotas que viven en tierra y comen pescado.

El juego termina cuando uno de los jugadores alcanza los ochenta puntos (o sesenta en la versión corta).

Consideraciones

Las reglas son moderadamente sencillas, y gran parte de la profundidad y las excepciones se trasladan al material del juego, aligerar la fase de explicación y el aprendizaje sin perder la variedad de posibilidades y estrategias que se pueden seguir, también garantizadas por dos posibles set de baldosas iniciales estándar y la posibilidad de elegirlos con borrador para jugadores experimentados.

Los materiales son vivos e interesantes, con una iconografía clara y una forma cómoda de organizar las tarjetas de los animales para facilitar su recuperación.

En resumen: sistema de juego de bingo poco utilizado y comprobado en la eficacia en Augustuscolocando baldosas coronadas con meeple para un efecto escénico gratificante, ecosistema animal que se superpone a la hábitat puntos donados por los efectos de las baldosas solas en la mesa. Y hasta seis jugadores en la mesa. Yo ya estoy convencido.

***

Si quieres ayudar al editor con las vistas previas escriba a Agzaroth o directamente a [email protected]

Súscribete a nuestro boletín

Te informamos de nuestros últimos contenidos

Posts Relacionados