Cuarentena: cómo jugar en línea sin jugar en línea

Cuarentena: cómo jugar en línea sin jugar en línea

Quiero compartirlo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email

El 26 de abril, nuestro Primer Ministro nos dijo que, aunque se relajen las medidas de contención, pasará un tiempo antes de que podamos reunirnos todos para jugar alrededor de la misma mesa.

Por eso he pensado que sería interesante contaros cómo nos organizamos nosotros y mi grupo de confianza de los viernes para poder jugar juntos y al mismo tiempo, satisfacer esascomo mi esposa, no soporta jugar en línea.

Dentro de nuestro grupo de nueve personas, hay jugadores habituales que están acostumbrados a cualquier tipo de juego, pero también jugadores que juegan de forma más casual, que no tienen su propia colección en casa y que tienen algunas dificultades si el juego tiende a ser demasiado complicado o complejo. Por este motivo, y también por razones logísticas, este artículo tratará seis partido-partido que hemos disfrutado jugando juntos. Cada juego irá acompañado de lo necesario para «ponerlo en marcha», una breve explicación del juego en sí (para los que no lo conozcan) y los pros y contras de hacerlo así.

Todo el artículo, aparte de la breve descripción inicial de cada juego, exige que se conozcan los distintos reglamentos. Por eso no voy a entrar en este aspecto en absoluto, sino que me limitaré a describir cómo moverse por el juego desde casa.

Nombre del código

Nombre del código
es un juego de equipo en el que tienes que adivinar una serie de palabras colocadas en la mesa utilizando las pistas que te da el jefe de la agencia de tu equipo. El primer equipo que adivine todas las palabras del juego ganará la partida.

Lo que necesitas:

  • una copia del juego;
  • un chat de voz para hablar entre nosotros (utilizamos Discordia);
  • un chat de mensajería (utilizamos Telegrama);
  • un servicio de almacenamiento compartido (utilizamos Google Drive);
  • este es el único juego de los seis que también requiere que el propietario de la caja haga un pequeño trabajo inicial, es decir, escanear un buen número de cartas clave (yo hice veinticuatro), subirlas a internet y compartir la carpeta con los demás jugadores.

Una vez creados el chat de voz, la mensajería y los equipos, el propietario del juego sólo tiene que hacer una foto de la parrilla de cartas y enviarla al chat. Una vez hecho esto, los dos responsables de la agencia sacan la tarjeta clave (nosotros las numeramos del uno al veinticuatro y utilizamos un sitio que genera números aleatorios), comparten el número en privado y pueden empezar a jugar.

Los jefes de agencia, en su turno, escribirán la palabra y el número en el chat. Sus compañeros discutirán cuáles son las palabras incriminatorias y sólo cuando estén seguros las escribirán en el chat para simular el golpeteo de dedos que se hace en persona.

Cuando termine el turno de uno de los equipos, el dueño del juego, que mientras tanto habrá cubierto las distintas cartas con fichas, enviará una nueva foto a los demás jugadores.

Gemelos

En
Gemelos
En la mesa se colocan once imágenes de diversos tipos. Cada jugador tendrá que crear en secreto cinco parejas emparejando las distintas imágenes según el criterio que prefiera, intentando emparejar el mayor número posible de imágenes que tengan rasgos en común (misma forma, mismo color, misma categoría, etc.). Cuando todo el mundo haya creado sus parejas, las revelas de una en una y sumas puntos cuando los demás jugadores también hayan hecho la misma pareja que tú. Parece fácil, pero no lo es. Al final de las cuatro rondas de juego, quien haya conseguido más puntos ganará la partida.

Lo que necesitas:

  • una copia del juego;
  • un chat de voz para hablar entre nosotros (utilizamos Discordia);
  • una sala de chat de mensajería (utilizamos Telegrama);
  • una hoja.

Después de crear la cuadrícula de imágenes, el jugador envía la imagen al chat. En este momento, los jugadores comienzan a hacer sus parejas escribiéndolas en el papel. Cuando todo el mundo ha terminado, como en el juego original, todos llaman a sus parejas y se anotan puntos. Para compensar las frecuentes pérdidas de audio típicas de los programas de chat de voz, es una buena idea escribir tu par en el chat y que quien lo haya hecho ponga un gran pulgar arriba. A continuación, anota el total para que quien haya hecho la pareja pueda marcar sus puntos.

Cuando todas las parejas hayan sido llamadas, escriba el número sobrante (o marginado como lo llamamos nosotros) para que esos puntos puedan ser contados también.

Decrypto

También en
Decrypto
se divide en dos equipos. Cada equipo tiene cuatro palabras numeradas del uno al cuatro. En cada turno, uno de los jugadores de su equipo saca una tarjeta con un código de tres dígitos (por ejemplo, 4 – 2 – 1) y tiene que escribir una palabra para cada número que se conecte con los tres números en ese orden. A continuación, cada uno de los dos equipos debe adivinar la combinación. Ganarás un punto si adivinas la secuencia de tus oponentes (adivinar la tuya no da puntos) y ganarás un punto negativo si te equivocas en tu secuencia (equivocarte en la secuencia de tus oponentes no da puntos negativos).

El juego termina si uno de los dos equipos obtiene dos puntos positivos (ganar) o dos puntos negativos (perder). Sin embargo, el juego termina en la octava ronda y los ganadores se determinan de varias maneras en secuencia.

Lo que necesitas:

  • en este caso, por desgracia, dos copias del juego;
  • un chat de voz para hablar entre nosotros (utilizamos Discordia);
  • una sala de chat de mensajería (utilizamos Telegrama);
  • cuatro hojas de papel en las que escribir los números del uno al cuatro.

Los dos equipos deben crearse de manera que los que posean las dos copias del juego estén en equipos diferentes. En configuraciónPara evitar que los dos equipos tengan la misma redacción, se utilizan llaves de distinto color.

A continuación, hay que crear dos nuevos chats de voz para los dos equipos. Recomiendo encarecidamente detener el chat de voz común para evitar que el otro equipo escuche sus palabras.

En este momento, el jugador de turno roba tres cartas manteniendo la secuencia de salida: esta será su combinación (si eres el propietario de la caja de juego puedes, por supuesto, utilizar las cartas incluidas en la caja). Cuando esté listo, escribirá en el chat de mensajería las tres palabras que servirán para adivinar la secuencia.

Cuando un equipo está listo, escribe «Listo» en el chat y espera a que el otro equipo esté listo. A continuación, se enviarán las dos respuestas y se adjudicarán los puntos.

Todos los juegos que voy a enumerar en este artículo ponen una base 100% sólida de confianza en sus compañeros. No estamos sentados en una mesa en la que si intento dar información secreta a un compañero para engañarle, me arriesgo a que me pillen. En este caso, bastaría con un chat privado y el juego perdería su sentido. En Decrypto más aún porque, además de los chats privados, existe el factor «copio su combinación». Obviamente, no voy a especificar esto a partir de ahora, si no te fías de aquellos con los que juegas, ni siquiera lo intentes.

Sospechosos inusuales

Sospechosos inusuales
es un juego colaborativo en el que un jugador sabrá quién, entre doce sospechosos, es el culpable. Tendrá que tratar de hacerle adivinar respondiendo sí o no a una serie de preguntas. Lo bueno es que las preguntas no versarán sobre el aspecto físico de las personas (lo cual es mejor, ya que todos tienen entre cincuenta y sesenta centímetros de cara) sino sobre sus costumbres, creando un juego lleno de prejuicios y tópicos.

  • una copia del juego;
  • un chat de voz para hablar entre nosotros (utilizamos Discordia);
  • una sala de chat de mensajería (utilizamos Telegrama);
  • un sitio para generar números aleatorios del uno al doce.

Tras crear el patrón con los sospechosos, el jugador enviará la foto a la sala de chat. Numerando los distintos sospechosos del uno al doce, según se desee, el testigo sacará un número y determinará el culpable. En este momento, el propietario del juego lanzará una pregunta y la escribirá en el chat. El testigo se limitará a responder sí o no a la pregunta. En este momento se iniciará la discusión entre los jugadores y sólo si están convencidos escribirán el número del sospechoso en el chat. El testigo anunciará entonces si el juego puede continuar o si han perdido.

Cuando los jugadores decidan parar, se enviará una nueva foto de los sospechosos con las cartas «adivinadas» dadas la vuelta.

Sólo uno

En Just One, otra colaboración de la lista, los jugadores tendrán que hacer que el jugador de turno adivine una palabra elegida al azar de una tarjeta. Cada uno debe escribir en secreto una palabra para que su compañero la adivine, luego se revelan todas las palabras escritas sin que el jugador de turno mire. Todas las palabras escritas por más de una persona serán borradas, por lo que quien tenga que adivinar se verá obligado a hacerlo con menos «pistas». Después de trece palabras, dependiendo de cuántas se hayan adivinado, se dará una puntuación por equipo.

Lo que necesitas:

  • una copia del juego si hay al menos dos personas jugando, o dos copias del juego;
  • un chat de voz para hablar entre nosotros (utilizamos Discordia);
  • una sala de chat de mensajería (utilizamos Telegrama).

El propietario del juego da la vuelta a una carta. Pide al jugador que adivine el número del uno al cinco. El adivinador deja entonces de ver el chat hasta que se le indique que lo haga. La persona que entregó la tarjeta escribe la palabra a adivinar en el chat (el chat de voz puede continuar durante esto, basta con que nadie diga la palabra) y cuando todos la hayan leído, la borra (ten cuidado, en caso de que el programa de chat lo requiera, de borrar la palabra para todos y no sólo para ti).

Los demás jugadores empiezan a pensar en qué palabra enviar. Cuando lo hayas decidido, escríbelo ¡¡¡¡PERO NO LO ENVÍES!!!! Sólo cuando todos han escrito, se hace una cuenta atrás y todos envían al mismo tiempo. Las palabras iguales se borran y después, el jugador que tiene que adivinar puede ver el chat y adivinar la palabra escribiéndola cuando decida intentarlo.

¿Por qué escribo en la lista de cosas que se necesitan que quien tiene el juego debe estar al menos en un par? Porque, de lo contrario, sería incapaz de adivinar. Robar cartas sin mirarlas y luego compartirlas con otros jugadores sería complicado. Podrías usar una cámara web, pero tampoco recomiendo este método.

Así que tienes tres maneras. Si sólo tienes una copia del juego y el propietario está solo, no lo adivinará. Si tiene al menos un ejemplar y el propietario está solo, no lo adivinará. Si el propietario es al menos una pareja, basta con que uno de vosotros saque la carta y el otro no la mire. Aunque haya dos copias del juego, el problema no se plantea, basta con que la persona que tiene la segunda copia del juego robe una carta en su lugar para ese único turno.

Bienvenido a…

En
Bienvenido a…
cada jugador debe, eligiendo entre un conjunto de cartas comunes a todos extraídas al azar al principio del turno, numerar los números de casa de su barrio siguiendo una serie de reglas que le obligarán a tomar importantes decisiones. Hay varias formas de conseguir puntos. Puedes apuntar a parques, hacer piscinas o hacer grupos de casas según los objetivos. Cuando se da una de las condiciones de final de partida, se cuentan los puntos para ver quién ha ganado.

Lo que se necesita:

  • una copia del juego;
  • un chat de voz para hablar entre nosotros (utilizamos Discordia);
  • una sala de chat de mensajería (utilizamos Telegrama);
  • una impresora.

Si tienes el juego, envíanos una copia escaneada de la hoja que hay dentro de la caja o descárgala del sitio web oficial del editor.

En cada turno tendrán que enviar la foto de las tres parejas de cartas que salieron y, como cuando están todos en la misma mesa, cada uno la escribirá en su propia hoja. Cuando todos hayan declarado que han escrito, pasarán a la siguiente ronda.

Con esto concluye mi lista de juegos. Me gustaría señalar una última cosa: está claro que además de estos seis hay muchos otros que se pueden hacer. Nos dedicamos a los que teníamos en casa y tratamos de adaptarlos. Muchos fueron descartados porque se trataba de sacar tarjetas o de demasiados cuadros para manejarlos.

Súscribete a nuestro boletín

Te informamos de nuestros últimos contenidos

Posts Relacionados